Etiqueta: influencers

brandingredes sociales

¿Gozan las redes sociales de buena salud en España?

Las consultamos al despertarnos, en el ascensor, en el metro, en el autobús, al llegar al trabajo y al salir, durante las comidas, tomando algo con amigos, antes de acostarnos… ¡La lista es interminable!

Las utilizamos para buscar trabajo o pareja, localizar a amigos, estar al tanto de la actualidad, colgar, ver, comentar o compartir imágenes y videos. Podríamos seguir enumerando durante horas los distintos usos que les damos.

Pero, ¿cómo hemos podido vivir sin ellas? Es algo que ahora parece imposible.

Las redes sociales (RRSS) forman parte de nuestro día a día, son adictivas y, en algunos casos, se han convertido en una forma de vida. ¡No es extraño tener más amigos en Facebook que en la vida real!

En nuestro país siempre han tenido una gran acogida. De hecho, según los resultados del informe Connected Life, desarrollado por la consultora Kantar TNS, y basado en 70.000 entrevistas a internautas en 57 países, España es uno de los países del mundo donde las RRSS tienen mayor penetración y el quinto en lo que se refiere a internet. Además, es el territorio en el que los internautas cuentan con un mayor número de dispositivos conectados a la red: 6 para ser exactos, frente a una media mundial de 2,8.

El uso de estas plataformas se ha ido incrementando poco a poco. En 2009, tan sólo el 51% de los españoles entre 16 y 65 años las utilizaban mientras que en la actualidad el 86% ya hace uso de las mismas. Así lo confirma el Estudio Anual de Redes Sociales 2017 de IAB Spain, patrocinado por ADglow.

19 millones de españoles cuentan con algún perfil, pero no sólo eso, sino que, de media, cada individuo tiene presencia en casi 5 RRSS (4.7) a las que les dedica 2,40 horas al día. Tiempo que se incrementa en el caso de la mensajería instantánea Whatsapp (incluida, por su relevancia, en este trabajo) hasta las 5 horas diarias.

Además, según este informe, Facebook es la RRSS favorita de los usuarios españoles. El 91 por ciento de los internautas están registrados en esta plataforma, seguida de Whatsapp, también propiedad de Facebook, con un 89 por ciento, Youtube con un 71 por ciento y Twitter, con un 50 por ciento.

Aunque Instagram se sitúa algo más lejos, en quinta posición, está de moda y es la plataforma que más seguidores nuevos ha registrado en el último año mientras que Twitter es la que más followers ha perdido.

En cuanto a las valoraciones por parte de los usuarios, la mejor considerada es Whatsapp con una nota media de 8,3, Youtube con un 8,1 y Spotify con un 8. Telegram también consigue buena puntuación: 7,8. Por el contrario, las peor valoradas son Snapchat, Google+ y Tinder.

Sin embargo, hay un sector de la población que no ha caído bajo el embrujo de las redes. Son no usuarios, generalmente de edades más avanzadas, que no las utilizan porque no se sienten atraídos por ellas o simplemente no disponen de tiempo. Existe, además, en muchos casos un temor por la seguridad y protección de sus datos.

Las marcas y las redes

Hace unos meses señalábamos en un post el papel fundamental que desempeñan las redes sociales en los planes de marketing digital de las empresas.

A ese respecto, el Estudio Anual de Redes Sociales analiza el vínculo entre marcas y usuarios y pone de manifiesto que el 83% de los internautas asegura seguir a alguna marca. Además, un 53% considera que su decisión de compra se ha visto influida por lo que ha visto en las RRSS.

Pero no todo son buenas noticias para las marcas: al 36% de los encuestados les molesta la publicidad que aparece en estas páginas y un tercio de ellos no están conformes con que las empresas utilicen este canal para llegar a ellos.

Estos datos coinciden con los arrojados por el informe Connected Life que subrayan el hecho de que las marcas tienen dificultades para conseguir usuarios comprometidos ya que muchos se sienten bombardeados por las mismas en las RRSS. De hecho, el 32% de los internautas españoles afirma que es perseguido constantemente por la publicidad on line e ignora los post y los anuncios de las marcas.

Los influencers se convierten, según los encuestados, en la pieza clave para influir en la opinión que tienen de las marcas.

Desde Bitaminia+ nos gustaría sugerir a las marcas que hagan un buen uso de las RRSS que, sin duda, revertirá en mayores beneficios y en una buena reputación on line. El desafío radica en cómo elegir los contenidos oportunos y dirigirlos al público adecuado en cada una de las plataformas sociales existentes en la red.

 

brandingredes sociales

¿Quiénes son los nuevos aliados de las marcas?

influencersTwitter se ha convertido en el paraíso para las marcas. Por una parte, esta red social cuenta con una audiencia mucho mayor que los medios de comunicación tradicionales y, por otra, resulta mucho más barato para las empresas invertir en ella pagando por tuit a personajes influyentes.

Pero lo importante es elegir bien a esas personas que se van a convertir en el prescriptores de tu marca. Pueden ser expertos de renombre en un tema, celebrities, bloggers, youtubers, con miles e incluso millones de seguidores en las redes de sociales, pero además deben poseer una serie de atributos especiales:

  • Que tengan credibilidad, que los consumidores confíen en ellos.
  • Que generen debate, que interactúen con la comunidad, que tengan compromiso, es decir que consigan engagement.
  • Que conozcan bien la marca y se sientan identificado con ella.
  • Que el contenido que publiquen sea de calidad y de interés para la marca.

Pero lo que verdaderamente les hace únicos es su magnetismo, su capacidad para hacer que miles de consumidores se interesen y finalmente compren un determinado producto. Y eso, obviamente se paga y ¡muy bien!

Según datos de 2016 de la agencia americana de comunicación social Opendorse, Cristiano Ronaldo se embolsó 260.490 euros por cada tuit publicitario. Algo que no es de extrañar ya que CR7 es el deportista que cuenta con más seguidores en Twitter (más de 49 millones). Algo más lejos se sitúan otros deportistas como el tenista Rafa Nadal o el futbolista James Rodríguez que se cobraron en torno a 50.000 euros por cada tuit publicitario.

Son muchos los famosos que se lucran con sus perfiles en redes sociales, pero al mismo tiempo también las marcas se benefician del poder de prescripción que tienen. De este modo, todo el mundo gana. Pero en este contexto es fundamental que el consumidor no pierda, que no se sienta engañado, por lo que el influencer siempre debe identificar los tuits publicitarios o indicar que el producto del que habla ha sido cedido por una marca determinada y no la haga de forma encubierta.

El auge de los micro-influencers

No todas las empresas se pueden permitir pagar estas cantidades desorbitadas. Aunque para las grandes marcas es una práctica habitual, para muchas empresas más modestas resulta imposible realizar marketing con influencers porque es muy costoso y lleva mucho tiempo y esfuerzo.

Pero hay que tener en cuenta que no es cuestión de cantidad sino de calidad. Y es aquí es donde aparecen en la partida unos nuevos jugadores: los micro-influencers.

No son tan conocidos como los anteriores, ni tienen tantos seguidores (entre 1.000 y 100.000 seguidores) pero a cambio se sienten más identificado con la marca y consiguen una mayor conexión con sus comunidades por su cercanía. Se ha demostrado que sus interacciones en las redes sociales son mucho mayores, consiguen más likes y comentarios por lo que su factor de influencia es sustancialmente más alto.

Según Edelman, en su 2017 Trends Report, el auge de los micro-influencers es una de las tendencias del marketing con influencers para este año. Desde luego, las marcas no deberían perder de vista a estos nuevos aliados.