Etiqueta: e-commerce

e-commerce

¿Tienda física, virtual o ambas?

shutterstock_110567279Nuestra vida es acelerada y complicada, no tenemos tiempo prácticamente para nada, compatibilizar largas jornadas de trabajo y familia es difícil y esto también repercute en la forma en la que consumimos.

En este sentido, internet se ha convertido en un aliado indispensable y ha revolucionado nuestros hábitos a la hora de comprar. De acuerdo con el estudio de eCommerce en España 2016, realizado por IAB Spain y Elogia, el 74% de los internautas españoles compran en la red, lo que supone más de 16 millones de compradores.

Ranking online

España se sitúa como el cuarto país europeo en el ranking de ventas online en Europa, sólo por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia.

Los sectores que más han facturado por internet son, según un informe elaborado por la plataforma de comercio electrónico Lengow, el turístico, el transporte aéreo y la moda.

En cuanto a los productos más vendidos online, en primer lugar se sitúa la ropa, en segundo los electrodomésticos, seguidos por los libros, el material deportivo y los cosméticos.

Aunque el comercio tradicional continúa liderando las ventas, no se puede negar que el crecimiento del comercio online es imparable.

La tienda tradicional o física sigue presentando ventajas sobre la virtual. La principal, es la oportunidad que ofrece de ver, tocar y, en determinados productos, probar antes de comprar y que dicha compra se realiza en el momento. Además, si existen dudas, siempre hay un dependiente que puede asesorarnos.

Por su parte, el e-commerce, ofrece otros beneficios como la comodidad en la adquisición al poder realizarla desde diferentes dispositivos electrónicos y de una forma rápida y sencilla, así como el ahorro de tiempo al no exigir un desplazamiento. Además, permite la opción de comprar diferentes productos al mismo tiempo y de cualquier lugar del mundo.

Pero, ¿por qué una marca debe elegir entre una opción u otra cuando ambas son perfectamente compatibles? Se ha demostrado que el comercio electrónico aumenta la visibilidad de la marca y, además, la posibilidad de contar con redes sociales hace que interacción con el consumidor sea muy alta y facilita la captación de nuevos clientes.

Cómo reforzar el canal online

Según el estudio de eCommerce, los drivers para decantarse por una tienda online son los precios (existe la opción de ofrecer cupones de descuento), la transparencia y la facilidad para realizar cambios y devoluciones, además de la posibilidad de obtener envíos gratuitos.

Proporcionar una buena información del producto apoyada con imágenes de gran calidad o contar con un chat en vivo mejoran la experiencia del usuario y constituyen factores muy relevantes para evitar el abandono. Una forma de pago sencilla y segura y un proceso de envío rápido y cómodo también suponen un incentivo para que la compra se finalice con éxito.

Tendencias

En este contexto cambiante han irrumpido en los últimos años dos conceptos clave que se han convertido en tendencia: el showrooming y el webrooming.

El primero, consiste en examinar el producto previamente en una tienda física para posteriormente adquirirlo a un precio menor a través de Internet. Esta tendencia supone un reto para la tienda física ya que debe esforzarse en ofrecer una buena experiencia y servicio al cliente para que este finalmente decida realizar la compra allí.

El webrooming, es la tendencia contraria en la que el consumidor analiza una posible compra en la red, pero finalmente se dirige a realizarla en una tienda física.

Esta última se viene imponiendo a la anterior, sin embargo, el crecimiento del showrooming es vertiginoso, sobre todo en el sector de la electrónica. En esto, los gigantes Amazon o eBay son los reyes.

Para contrarrestar este efecto, muchas marcas ofrecen fórmulas mixtas que permiten la recogida o el cambio de talla del producto comprado online en la tienda física o el envío a domicilio de una compra en la tienda física. Tal es el caso de Inditex, Mango o El Corte Inglés, entre otras.

Está claro que cuantas más opciones y facilidades se den al consumidor, mayores probabilidades de crecimiento tendrán las marcas.